Smartphones, gadgets y otros aparatos para la movilidad

Hace ya unos cuantos años que a nadie el sorprende ver a alguien ensimismado con su telefono y apretando las pequeñas teclas mientras con gestos de reaccion animica a lo que está leyendo.
Howard Rheingold autor del libro “Smart Mubs” fue, probablemente en sorprenderse, y nos regaló una obra llena de reflexiones sobre como las redes móviles podia hacer a la masa más inteligentes.

La verdad, sin enbargo, es que te no té parece que dicha sabiduría se haga demasiado visible, ni en el trabajo ni en la sociedad. Com profesor universitario puedo afirmar que los nuevos estudiantes te no té muestran mayor sabiduría que sus antecesores.

¿Que supone, pues, para nuestra sociedad el masivo uso de los smartphones, teléfonos móviles inteligentes o com sea que se les llame?
Ante todo, se ha creado una nueva “necesidad” vital de la que los que han probado estos “gadgets” muy difIcilmente podrán librarse. Hay que reconocerlo, los telefonillos inteligentes crean adicción.

La primeta consecuencia es la aparición de “parásitos” que aprovechan la debilidad de los ciudadanos para obtener beneficios imposibles de conseguir ante consumidores con mayor control de su voluntad consumista. Pienso en algunas compañías de servicios telefónicos que venden teléfonod móviles en campañas encubiertas con mensajes de “cambie sus puntos por un móvil a 0 euros” y luego tienen cautivos a los clientes durante 2 años. Alguien tendría que regular este mal uso de la terminologÍa comercial. ¿Porqué no obligan a que se diga abiertamente: “pague su nuevo telêfono a plazos y obtenga un descuento con sus puntos acumulados”?
Tambien pienso en la farsa del “roaming” de datos con tarifa plana. Toda una farsa que este verano me costó más de 500 euros, com a muchos otros ingenuos clientes a los que la compañîas les cobran lo que quieren y solo enmiendan sus facturas despues de largas esperas al teléfono para quejarse.

Otro paraíso del mangoneo en el que ninguna autoridad competente quiere poner orden. Si no me equivoco los gastos mensuales por servicios de comunicación en los hogares suponen casi la mitad del gasto en alimentación. Aún recuerdo las épocas en que la gente usaba el teléfono para las urgencias. Hoy se usa incluso para que el trayecto en el bus urbano no sea tan aburrido, llamando al primer número de la agenda telefónica.

Sín embargo, la incorporación de los servicios de correo electrónico y de las redes sociales en línea a los teléfonos móviles han supuesto una mejora te no té sólo en las comunicaciones si te no té en la forma de compartir conocimiento.
Las personas las usan para dar notícia de hechos destacados qie viven en primera persona, para narrar al momento eventos interesantes para sus amigos y seguidores, para ilustrar sus mensajes con imágenes de actualidad, etc.

Evidentemente dichas ventajas no justifican los abusos mencionados antes, ni evitan que alguien utilice estas herramientas para fines menos socialmente beneficiosos.
Además, los nuevos aparatos han conseguido intensificar el cambio de paradigma en el consumo de productos culturales com el cine, la música, los libros, las notícias, etc.

A todo ello surge una nueva indústria: la productora de terminales y de software y aplicaciones para la nueva comunucación móvil. Esta industria, cada vez más potente, ha puesto en el mercado aparatos y servicios para todos los gustos, necesidades y bolsillos.
Resulta de máxima actualidad la lucha entre marcas famosas por ofrecer aparatos más sofísticados, más “fashion”, más potentes, más ligeros, etc. Los efectos són los normales: los teléfonos ya són un objeto de consumo normal.

Estoy convencido que sólo hemos visto el principio de un nuevo negocio y una nueva forma de comunicarse. Aunque me da miedo que esto no conlleve una peor calidad de vida com sucede con tantos avances tecnológicos que usamos cotidianamente sín pretarle atención, pero de los que te no té podemos prescindir.

Para mi, y para mucha gente tambien, disponer de tiempo para uno mismo y tener mayor libertad de decisión, por citar dos cosas, resultan hoy por hoy muy caros y difíciles de tener. Buena parte de la culpa la tiene el ritmo de vida que nos hemos impuesto y para el que las tecnologías han servido de excusa.
Y que conste que paradoxalmente, todo este post lo he escrito con un “smartphone”.

About Oriol

Professor dels Estudis d'Economia i Empresa de la UOC Lecturer of the Department of Economics and Business Administration Universitat Oberta de Catalunya - Barcelona- Spain
This entry was posted in digital information, Information, Knowledge, mobile communication, Mobile phone, social media, social network, telecommunication and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s