La innovación, una asignatura pendiente en el turismo.

Innovar es, sin duda, una oportunidad para mejorar la competitividad de las empresas. Se puede innovar en los procesos de producción y también se puede innovar creando un nuevo mercado para un producto modificado, la llamada innovación disruptiva. En cualquier caso, la innovación aporta claras ventajas competitivas tanto a las mismas empresas como a los destinos.

La innovación necesita de generación de conocimiento. lo que se puede realizar dentro de la empresa, gestionando dicho proceso con liderazgo y planificadamente, o, como ha ocurrido en otros sectores (como el automovilístico, por ejemplo) mediante la unión de varias empresas para innovar colaborativamente.

El turismo, por la estructura característica de su tejido empresarial, muestra ciertas dificultades a innovar dentro de la empresa (estacionalidad, gran movilidad del personal y estructura de microempresa. serían algunos de los principales motivos). En cuanto a la innovación colaborativa, tradicionalmente, la desconfianza mutua endémica de las empresas del sector, tampoco ha facilitado dicha colaboración para innovar. Un ejemplo, lo tenemos en la insuficiencia de “clusters” de empresas turísticas en España. Dichos “clusters” como ya explicaba M. Porter, son un entorno excelente para la innovación y la mejora de la competitividad del sector.

Podríamos añadir otros factores necesarios pata la innovación, que no se dan aún con frecuencia en el sector: insuficiente formación de los directivos de la mayoría de las empresas y la bonanza del sector en los destinos principales, donde se concentra la mayor actividad, por citar dos de los más importantes.
La innovación en un sector emergente necesita del impulso de la administración pública, pero, en un sector con la solidez y la estabilidad del turismo (que para sí quisieran muchos de los sectores punta de la economía mundial), debe ser la iniciativa privada la que lidere la innovación.

En España, sin embargo, desde los años 90 del siglo pasado se están llevando a cabo acciones desde la administración pública para fomentar la mejora de la calidad en los servicios turísticos (que han generado innovación en muchos procesos) y la excelencia en los destinos. Ambas campañas, que han seguido perviviendo hasta hoy en diferentes formatos, han fomentado, además, una de las principales necesidades para innovar que tiene el turismo: la colaboración entre las empresas del sector.

Por otro lado, las diferentes convocatorias de ayudas llevadas a cabo por las administraciones españolas o Europeas, han tenido una respuesta ridícula del sector turístico, de los perores representados entre los proyectos presentados a dichas convocatorias.

Desde el entorno académico y científico se percibe una clara falta de visión del sector respecto a las oportunidades que existen para innovar. La razón de ello, a mi entender, se encuentra en la falta de debate dentro del mismo sector sobre como mejorar su capacitación y como unir sus esfuerzos en favor de conseguir vertebrar proyectos conjuntos de innovación, donde se unan los recursos económicos y humanos, necesarios para afrontar verdaderos proyectos ambiciosos, que de forma individual no podrán afrontar las empresas.

Advertisements

About Oriol

Professor dels Estudis d'Economia i Empresa de la UOC Lecturer of the Department of Economics and Business Administration Universitat Oberta de Catalunya - Barcelona- Spain
This entry was posted in innovation, Knowledge, Tourism and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s