Eurovegas, una irresponsabilidad sin proyecto para el país.

Ayer, 7 de mayo, anunciaban los medios de comunicación que el gran magnate Sheldon Adelson, propietario de casinos en Las Vegas y promotor de dos grandes centros del juego en Asia había viajado a Alcorcón a visitar unos terrenos donde posiblemente instalar su mega-complejo Eurovegas, una ciudad del juego donde piensa invertir 28.000 millones de dolares, que generarían 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos. Además, el proyecto contaría “con seis casinos (1.065 mesas y 18.000 recreativas), nueve teatros, hasta tres campos de golf, un escenario con 15.000 butacas…” según El Pais

Este proyecto lleva tiempo en los medios de comunicación y, a pesar de que ha habido debate público, hay demasiadas voces autorizadas que callan sospechosamente. La crisis que vivimos la hemos facilitado un poco todos, pero los hay que la han alentado con su avaricia y desaprensión por generar una carrera desenfrenada de gasto y consumo irracional que nos ha conducido a la quiebra de la caja pública, mientras las cajas de los super-millonarios como Adelson rebosan de dolares, y buscan ahora acabar de ahogar a sus víctimas vendiéndoles un proyecto insostenible, socialmente irresponsable y con consecuencias más allá de las propias de un proyecto urbanístico y turístico tan grande, como sería la des-regulación laboral que propone.

Adelson, tercera mayor fortuna de los Estados Unidos, es conocido por sus guerras de bajos fondos con los sindicatos de Las Vegas, donde empezó su imperio económico, por lo sería de imaginar que sus buenas intenciones iniciales de adaptarse al marco jurídico laboral de España vayan cambiando una vez se haya instalado. Dada la experiencia que tiene el magnate  norte-americano en influir sobre los políticos, financiando campañas para Newt Gingrich y “convenciendo” a los políticos a que le ayuden en sus negocios (ver artículo en Rolling Stone), no sería extraño que la reforma laboral llevada a cabo hace poco por el gobierno del PP ya tuviera en mente los intereses de Adelson, por lo que es de esperar que una vez haya decidido que parte de España compra para su negocio, las reformas se vuelvan aún más crudas. De momento, los sindicatos no les han causado muchos problemas y esto seguramente da esperanzas al gobierno de poder continuar la labor de desmantelamiento de la protección laboral, en favor de una mayor protección de los intereses de las grandes empresas.

El proyecto Eurovegas es una aberración en su planteamiento porqué por la cantidad de movimiento de turistas que requiere, necesita una infraestructura y unos recursos que tendrán gran impacto en el territorio en que se instale (véase un artículo en catalán sobre el proyecto de Las Vegas Sands en el Baix Llobregat) Si hablamos de los terrenos en el Baix Llobregat, propuestos por el gobierno de la Generalitat, éstos, como se ha visto incluso en el programa “Valor Afegit” la televisión pública TV3 quedarían muy negativamente afectados desde el punto de vista medio ambiental. 

Calificar de irresponsable el proyecto Eurovegas no és una cuestión de opinión, si no que se basa en la Declaracióin de Ciudad el Cabo sobre el Turismo Responsable suscrita el 2002. Dicha Declaración reconoce que el turismo responsable se caracteriza porqué el turismo debe “minimizar los impactos negativos ambientales, sociales y culturales; generar mayores beneficios económicos para los habitantes locales y mejorar el bienestar de las comunidades de acogida, mediante la mejora de las condiciones de trabajo y el acceso a la industria; involucrar a los co¡ciudadanos y ciudadanas locales en las decisiones que afectan sus vidas y oportunidades de vida; hacer contribuciones positivas a la conservación del patrimonio natural y cultural y al mantenimiento de la diversidad del mundo; proporcionar experiencias más agradables para los turistas a través de conexiones más significativas con la población local, y una mayor comprensión de los problemas locales ambientales y culturales; facilitar el acceso para las personas con discapacidades físicas, y ser culturalmente sensible y generar respeto entre turistas y anfitriones. “

Como se puede comprobar, nada de esto forma parte de los objetivos ni de las pretensiones de Adelson. Su empresa no se ha preocupado en ningún caso por reunirse con los ciudadanos o las asociaciones cívicas de las posibles zonas donde quisiera instalarse y escucharles, con la intención de negociar o de buscar un proyecto de interés común. Adelson sólo sabe imponer condiciones y hacer esperar alos consejeros en salas de espera para que le presenten sus ofertas más beneficiosas para él.

Tampoco pretende integrar su oferta a la realidad del entorno ni a su cultura. Las dos zonas son rurales, una de ellas, la del Baix Llobregat de alto valor ecológico i basado en la economía agrícola, que quedarían destruídos con la llegada de Eurovegas. En resumen, Eurovegas no es mas que otro proyecto especulativo al estilo Marina D’or, pero a lo grande. Parece que los políticos españoles no encuentran que sus política del ladrillo y el negocio urbanístico fácil tenga ninguna culpa en la burbuja inmobiliaria, y más despues de ver como el mismo día en que Adelson va a Alcorcón, Bankia (banco creado a partir de la fusión de dos cajas, Caja Madrid y Bancaja, cuya gestión de los activos es un ejemplo de la mala gestión y buena consecuencia la especulación inmobiliaria) tiene que ser rescatada.

El turismo de Eurovegas es un turismo depredador que no pretende servir al territorio, al país, si no que el territorio, el país, le sirvan a él. Se basa, además en la cantidad de turistas que puede atraer por encima de calidad que se puede ofrecer. Me explicaba un profesional del turismo hace unos días que Eurovegas atraería turismo de convenciones y que Barcelona se beneficiaría de tener 5 o 10 congresos como el de la telefonía móvil. Pensar esto es entender el turismo como un negocio especulativo. Un congreso como el “Mobile” con más de 40.000 visitantes tiene un impacto negativo sobre la calidad de vida de los ciudadanos del destino que lo acoge, que puede ser asumido uno o dos veces al año (si se quiere que sirva como acción publicitaria por su impacto mediático), pero no 5 o 10, porqué provocaría, seguramente colapsos insufribles y grandes tensiones entre visitantes y población local. Existe un concepto llamado “capacidad de carga” que en la mayoría de las zonas turísticas españolas de costa y ciudad ya se han superado y esto resta competitividad a la oferta de los destinos, porqué se reduce el abanico de los potenciales segmentos de mercado de los destinos, limitándolo a aquellos segmentos que priorizan el precio por encima del confort y la calidad. Durante años se ha hablado de que España debía competir más en calidad y se debían esponjar las excesivas concentraciones urbanísticas de los destinos turísticos de la costa. Calviá fué un oasis de buenas intenciones en los años 90 y luego, el desierto. nada más se ha hecho.

Por otro lado, el turismo sostenible, que no hay que confundir con el turismo responsable, persigue que el negocio turistico genere riqueza al territorio que lo acoge, y a la vez permita una sostenibilidad de dicho negocio, por lo que acepta que las políticas llevadas a cabo no siempre cumplan con los principios del turismo responsable, si pueden garantizar los dos principios anteriores. La sostenibilidad, sin embargo no fue entendida así cuando se uso el término por primera vez que entendía que el desarrollo sostenible debía tener un equilibrio entre los intereses sociales, los económicos y los medio-ambientales. En este sentido, Eurovegas no cumpliría tampoco con estos principios, como tampoco una enorme mayoría de destinos turísticos españoles.

Uno de los males que aquejan a España y que los políticos no ha querido o no han sabido atacar desde la llegada de la democracia en los años 70 del siglo pasado, es la falta de un modelo de economía para el país. Pasamos en pocas décadas de una economía agrícola a una economía de servicio, sin haber construido un tejido industrial capaz de garantizar un equilibrio económico del país. Por esto, las desigualdades territoriales en España son tan exageradas, aunque las ayudas de la Unión Europea para el desarrollo territorial (usado para construía aves y centros culturales o de convenciones hoy vacíos y sin futuro) hayan enmascarado con subvenciones estas diferencias. Por desgracia, la crisis volverá a poner la realidad sobre la mesa.

A que viene ahora querer salvar la economía y el paro con un proyecto tan vulgar y de dudosa legalidad como Eurovegas, instalándolo, además en dos ciudades que son las que menos sufren por la crisis? Y fíjense que no hablé de las consecuencias probadas que tiene el juego en la delincuencia, la atracción de mafias, la prostitución y el blanqueo de dinero, ni tampoco traté de como piensa ocupar los miles de puestos de trabajo la empresa de Adelson (si siguen el ejemplo de Macao, con inmigración capaz de aceptar sueldos de esclavitud). Tampoco hablé de como toda esta mano de obra va a vivir, en que barrios, en que condiciones y que impacto tendrá sobre la población local. Y, finalmente, tampoco traté de como se van a transportar los miles y miles de turistas que durante las 52 semanas al año para acercarlos a Eurovegas. La logística que supone para una zona como esta será enormente complicada, y aún más lo será en áreas metropolitanas sobre-pobladas como los alrededores de Madrid o Barcelona, que son ya muy castigadas al encontrarse en la entrada de dos grandes ciudades con grandes problemas de atascos en sus accesos.

Cuando se habla del un modelo “Massachussets” para Cataluña, pero se apuesta por un mega-proyecto de juego estilo “Nevada” se está confundiendo a los ciudadanos. Yo preferiría un modelo de país como “California”, con un turismo más sostenible y de calidad, con una económía diversificada y basada en el conocimiento. Quienes van de visita a California, si desean jugar a los casinos se desplazan a Las Vegas, fuera del estado.

Se puede entender la urgencia de un gobierno en querer presentar proyectos que levanten ilusión y esperanza a la ciudadanía, pero nunca se debería hacer a costa de hipotecar el futuro de una zona con un proyecto irresponsable, enormemente depredador y con consecuencias que tendrían un impacto negativo durante décadas.

About Oriol

Professor dels Estudis d'Economia i Empresa de la UOC Lecturer of the Department of Economics and Business Administration Universitat Oberta de Catalunya - Barcelona- Spain
This entry was posted in Destinations, Tourism. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s